Gesvalt lanza una nueva área especializada en la valoración de activos digitales

La división de Advisory de la compañía, líder del sector de consultoría y valoraciones corporativas, ha creado un equipo específico para valorar activos como NFTs, software, criptomonedas, etc.

Criptomoneda

Gesvalt, compañía de referencia en el sector de la consultoría y valoración corporativa, ha lanzado una nueva área especializada en la valoración de activos digitales. De esta forma, la empresa refuerza y amplía, con un equipo específico y de gran experiencia, el catálogo de servicios de su división de Advisory, líder del mercado de la consultoría y valoración financiera, industrial, real estate, sostenibilidad y de activos intangibles como patentes, marcas, derechos y licencias.

Roberto Guiñales, director de valoraciones financieras en Gesvalt ha destacado: “La economía digital, si bien ya está asentada, todavía cuenta con un enorme potencial de crecimiento en todo el mundo y particularmente en España. Su intangibilidad hace que, en ocasiones, las empresas no sean conscientes de su valor y su impacto en el negocio. En Gesvalt queremos poner todo nuestro conocimiento en la valoración de este tipo de activos para ayudar a las empresas a explotar su potencial y mitigar los riesgos que llevan aparejados”.

Los activos digitales, que representan tanto activos físicos (tokens), como sin representación física, (datos, software, criptomonedas o imágenes entre otros), cuentan con un peso cada vez mayor en la economía global, utilizándose en una amplia gama de aplicaciones, como el comercio electrónico, la banca, la inversión o el entretenimiento. Esta situación ha llevado a que la tecnología blockchain haya concentrado una inversión de 350 millones de euros en España en 2023, y que las estimaciones indiquen un impacto en el PIB nacional de 24.000 millones de euros en 2030, creando 100.000 nuevos puestos de trabajo.

Gesvalt, a través de su experiencia en la valoración de diferentes tipologías de proyectos, como plataformas digitales, apps, juegos, realidad virtual y aumentada, inteligencia artificial, ha ayudado a diferentes perfiles de empresas a contar con toda la información para la toma de decisiones estratégicas, contables, legales, fiscales o financieras.

En este sentido, la valoración de un activo digital permite incrementar la comprensión del activo y el peso que tiene dentro de la compañía, evaluando su riesgo y potencial de retorno.  Asimismo, la realización de este ejercicio también puede ayudar a las empresas en el cumplimiento regulatorio por ejemplo en temas de reporte o activación en sus estados financieros. 

Específicamente, la valoración de los activos digitales posibilita a las empresas para realizar una mayor planificación, teniendo en cuenta los factores clave que pueden afectar al éxito del proyecto, monitorizar su rendimiento, identificando áreas de mejora y medidas necesarias para garantizar su éxito, o diseñar una emisión tokenizada para financiarlo. Por tanto, el informe de valoración es una herramienta valiosa para evaluar el potencial de la tecnología.

Por tanto, la valoración de esta clase de activos puede ser útil para empresas que quieran evaluar la viabilidad de implementar una solución blockchain, para inversores que estén analizando la inversión en un proyecto, desarrolladores que necesiten inversores o estén planteándose una emisión tokenizada o financiadores, que estén buscando un préstamo colateralizado.

Dos de cada tres empresas en España ya cuentan con proyectos de Blockchain

Con un impacto estimado agregado comercial de dos billones de dólares, por McKinsey, y hasta 10 billones, por el Banco Mundial, blockchain va a convertirse en un activo clave para la práctica totalidad de las empresas globales. De hecho, en España, según un estudio de la Fundación Cotec, un 97% de las empresas españolas considera que blockchain puede utilizarse en su organización y un 65% de ellas ya tiene proyectos en marcha, siendo los sectores sanitarios, logístico y banca los que más adelantados van en este ámbito.

Asimismo, España es un país pionero en la publicación de una norma de identidad digital descentralizada en blockchain (UNE) y uno de los principales países europeos en cuanto a formación.

El uso de esta tecnología ha demostrado ser útil para mejorar la eficiencia en las operaciones, mediante la automatización de procesos, reducción de costes y eliminación de intermediarios. De igual forma, aumenta la transparencia, proporcionando un registro inmutable y generando una mayor confianza con los clientes y agentes sociales. Asimismo, permite rastrear el origen de los productos, verificar la autenticidad de los documentos y garantizar la integridad de los datos. Por otra parte, permite minimizar los riesgos de cualquier operación al proporcionar un sistema seguro y confiable en las transacciones, utilizándose en la protección de datos sensibles, previniendo el fraude o garantizando la seguridad. A estas ventajas se suman otras como facilitar políticas sociales y votaciones, establecer un sistema automatizado de royalties, etc.