Colonial coloca con éxito bonos por importe de 200 millones de euros con vencimiento en 2029

Esta nueva emisión de Colonial se utilizará para cubrir el vencimiento de deuda de este octubre y permitirá alargar el vencimiento medio de su deuda

oficinas

Colonial ha colocado con éxito dos emisiones de deuda, de 70 y 130 millones de euros, sobre su bono con  vencimiento en noviembre de 2029, con calificación BBB+ de S&P y cotizado en Euronext Dublín. El costo  medio de estas nuevas emisiones es del 4,2%, pero gracias a la acertada estrategia de precobertura de  Colonial, el tipo medio efectivo de esta emisión es del 1,9%.

Los fondos procedentes de esta emisión se utilizarán en el repago del bono de 187 millones de euros que  vence en octubre de este año, por lo tanto, Colonial cambia deuda a corto plazo por un nuevo vencimiento  más de cinco años; un éxito de emisión que permite a Colonial alargar el vencimiento medio de su deuda.

Con esta nueva emisión, el principal del bono se sitúa en 500 millones de euros con un cupón anual del  2,5%.

El éxito continuo de las emisiones de deuda de Colonial pone de manifiesto la continua confianza de los  inversores en la disciplina y estrategia financiera, la calidad de la cartera, la trayectoria y el perfil sólido de crédito de Colonial.

Sólida estructura financiera

Durante el ejercicio 2023, el Grupo dio continuidad a su programa de desinversiones, así como otras  medidas de protección financiera que le permitieron reducir la deuda neta en un 9%, hasta los 4.864 millones de euros,  ampliar el vencimiento medio de la misma y alcanzar un LTV de 39,5%. Colonial adicional mantiene  una alta liquidez (2.900 millones al cierre del ejercicio 2023) que le permite cubrir todos los vencimientos de su  deuda hasta el 2027.

bonos verdes

Colonial fue la primera compañía del Ibex-35 en transformar todos sus bonos en bonos verdes. Los bonos  verdes constituyen una alternativa a la financiación de las compañías en un entorno en el que la concienciación de las empresas en materia de sostenibilidad toma cada vez mayor relevancia. Este tipo de deuda está destinada a financiar “activos verdes”, que son aquellos que tienen un impacto positivo en el medioambiente.