Las oficinas flexibles vuelven a niveles pre-pandemia en todo el mundo

La recuperación en España ha sido impulsada por la demanda de puestos en oficinas privadas en espacios flexibles, que alcanza un 74% de ocupación tras la pandemia

oficinas, edificios, españa, coworking

Oficinas flexibles

El último informe Flexmark elaborado por Workthere, la plataforma especializada en coworkings de Savills, confirma la recuperación del modelo de oficinas flexibles a nivel global. 
En su tercera edición, Flexmark ofrece una visión del mercado de oficinas flexibles antes, durante y después de la pandemia a escala mundial y muestra que los niveles de ocupación se han recuperado tanto en oficinas privadas en espacio flex como en puestos compartidos, que actualmente se sitúa en el 81% y el 69% respectivamente, en línea con los niveles anteriores a la pandemia. Según el informe, la preferencia por oficinas privadas se ha mantenido por encima de las de uso compartido desde 2020 y en el caso de España, los niveles de ocupación en oficinas privadas han pasado del 72% al 74%.
Con respecto al tipo de usuarios, el informe Flexmark confirma un cambio en la demografía de la demanda que pone de manifiesto una mayor diversidad y mayor resiliencia del mercado. Las empresas del tipo scale-ups (21-100 empleados) y las corporaciones de más de 100 empleados han representado el 42% de la demanda global, lo que supone un aumento del 37% con respecto a 2021. En España, la distribución de la demanda por tamaño de las empresas se sigue repartiendo mayoritariamente entre start-ups y empresas hasta 20 empleados, si bien las empresas con más de 100 empleados representan ya el 28% según los datos de Workthere.
El 78% de los operadores encuestados en todo el mundo confirmó que sus usuarios utilizan el espacio de tres a cuatro veces por semana. En España, la frecuencia es mayor, con el 82% de los operadores consultados que afirman que sus inquilinos utilizan el espacio cuatro o cinco veces por semana, y más de la mitad en la franja de cinco días, probablemente influido por una cultura de trabajo híbrido de menor intensidad en comparación con otros países.
En cuanto a los sectores que más utilizan el formato de oficinas flexibles a nivel global, son las empresas dedicadas a actividades B2B, que acaparan el 24% de la demanda, las tecnológicas, con el 17% y las de servicios financieros, con el 16%, las que tienen mayor participación en la distribución por tipo de actividad. En España, el sector tech es el mayor usuario de espacio flexible, con el 31%, seguido por empresas de servicios B2B, con el 27%, y actividades relacionadas con materiales y recursos, con un 18%. 
Impulsado por el incremento de demanda y ocupación, el precio de los puestos de trabajo en espacios flexibles a nivel global ha subido un 7%, recuperando la caída del 6% registrada el año anterior.
Como consecuencia de la evolución del mercado, la rentabilidad del modelo de espacio flexible se ha visto impulsada en todo el mundo, con un 89% de los encuestados confirmando haber registrado beneficios frente a un 82% en la última ola de Flexmark. Savills señala además que el 55% de los encuestados confirmó un margen de beneficio superior al 10% frente a solo un 44% en la ola anterior del estudio, lo que muestra la rápida recuperación del mercado flex en un año.