Barcelona invertirá 16 millones en adquirir locales vacíos

El Ayuntamiento de la Ciudad Condal quiere crear una bolsa propia de locales en alquiler mediante el plan "Amunt persianes", con el que se pretende dinamizar la actividad en lo que respecta a los locales vacíos situados en planta baja e incrementar la ocupación

Calle de Barcelona con locales comerciales

Bombona de oxígeno para la actividad comercial en Barcelona. El Consistorio de la Ciudad Condal pone en marcha la estrategia Amunt persianes (Arriba persianas), que contempla diferentes acciones con el fin de reactivar el tejido comercial y empresarial de Barcelona.

Esta iniciativa se enmarca dentro del plan Barcelona nunca se detiene, al que se ha dotado de un presupuesto de 87 millones de euros. Del total de ese fondo extraordinario, 16 millones se destinarán a la creación de una cartera pública de locales ubicados en planta baja, estimando el Ayuntamiento que adquirirá entre 30 y 60 activos a lo largo de 2021. Seis millones se invertirán en el distrito de Ciutat Vella y los 10 millones restantes, en los demás distritos.

La adquisición de los activos se llevará a cabo mediante compra pública, en concurrencia, y el plazo para presentar ofertas se extenderá hasta el mes de mayo. Podrán optar los propietarios de locales con superficies de entre 60 y 1.000 metros cuadrados, sin embargo, también se aceptarán propuestas de superficies superiores a 1.500 metros cuadrados, para lo existe una partida específica de 2 millones.

Al portfolio público que adquirirá el Ayuntamiento, y que integrará la bolsa de alquiler, podrán adherirse locales de otros propietarios u operadores que estén dispuestos a arrendar sus espacios en planta baja a un precio moderado y cuyas rentas quedarán garantizadas mediante un seguro de impagos que contratará el propio Consistorio.

Con estas medidas, además de proporcionar alquileres accesibles, la alcaldía busca dificultar que los fondos buitres permeen en este mercado.

También se adjudicarán ayudas de hasta 50.000 euros para subvencionar proyectos que ocupen plantas bajas vacías.

La estrategia persigue reactivar la economía, promover la ocupación sostenible de estos activos, contribuir al crecimiento del tejido empresarial y permitir la consolidación de la actividad ya presente. El plan completo se desarrollará entre 2021 y 2023.

Se estima que actualmente hay, en Barcelona, un total de 1.500.000 metros cuadrados de superficie comercial en planta baja disponible, lo que se traduce en más de 5.300 locales vacíos.

A continuación, el vídeo que ha publicado el Ayuntamiento para presentar la iniciativa.