Comienza la modernización del mercado de oficinas.

14/03/2012

La tecnología condicionará considerablemente la configuración del espacio de trabajo.
Oficinas de Google en Zurich

Las nuevas tecnologías continúa siendo el motor de los cambios en la forma en que las personas trabajan y la cantidad de espacio que necesitan para ello, mientras nuestros vecinos europeos se esfuerzan por sacar el máximo partido de su espacio; por su parte, los inversores y los promotores buscan garantizar el valor de los inmuebles.

En los próximos diez años las oficinas experimentarán una serie de cambios importantes impulsados por la tecnología, entre los que destacan:

1. Suministro de electricidad: cambio en la potencia eléctrica pasando de 220-240 V a la electricidad de 12 V, combinado con el suministro completamente inalámbrico.

2. Tecnología ecológica: el cumplimiento de la agenda ecológica permitirá la obtención de mayor eficiencia energética y reducción de costes.

3. Informática en la nube: una novedad cada vez más utilizado por grandes empresas y pymes que suponen un ahorro tanto de espacio como de costes de asistencia técnica, además este modelo permite la rotación ocupacional.

4. Tecnología colaborativa: creciente adopción de soluciones tecnológicas de alta y baja gama.

5. Tecnología móvil: que permitirá más movilidad, flexibilidad y productividad para sus usuarios.

No obstante, aunque la tecnología es clave para aumentar la utilización del espacio de trabajo, el ritmo del cambio no será tan rápido como muchos analistas han predicho. Además existen factores clave que dificultan este proceso y que impedirán que este cambio a gran escala se produzca de un día para otro. Entre estos factores se encuentran:

1. La fiabilidad de los nuevos productos.
2. Los costes de inversión que hay que pagar por adelantado.
3. Necesidad de un cambio cultural para realizar los cambios en la tecnología/el lugar de trabajo.
4. Problemas de seguridad y protección de datos personales.
5. Necesidades cambiantes en los diferentes sectores.

Europa durante los próximos diez años aumentará la densidad de las oficinas y la posibilidad de una mayor flexibilidad de los centros de trabajo. Al ser una tendencia que ya comienza a dar resultados, los inversores que cuenten con edificios de oficinas necesitarán tomar medidas para asegurarse de que su producto se adecua a su finalidad. Los productos de calidad media se volverán obsoletos, a medida que la demanda se centre en el espacio que permita nuevas formas de trabajo a través de la tecnología. Sin embargo, los ingresos por alquileres más elevados pueden venir de una mayor densidad de ocupación de los espacios mientras el mercado adopta una mentalidad basada en el coste total por persona y no en la renta por metro cuadrado.

Oficinas antiguas pero cuya ubicación sea excelente podrían mejorar su atractividad para posibles invesores aplicando los cambios necesarios en cuanto a un sistema eléctrico nuevo de 12V y tecnología inalámbrica simplificando de esta manera su rehabilitación. Los inquilinos también podrán admitir especificaciones menos exigentes en los edificios si el marco les permite utilizar tecnologías personalizadas que les aporten flexibilidad. Es un mercado como cualquier otro: ?renovarse o morir?.

De todos modos no todo son aspectos positivos ya que estos cambios tecnológicos requieren tiempo y suponen un cambio importante en la cultura de trabajo. Para ello será necesario tiempo y ante todo recursos para ayudar al personal en su adaptación.

Cada vez es más frecuente encontrar empresas que llevan a cabo propuestas con ideas que facilitan la creación de espacios adaptados a nuevas formas de trabajo; espacios más abiertos y democráticos en los que cada vez es más habitual encontrar con los ?hot desking?, zonas multifuncionales, salas de relax y en los que los avances técnicos constituyen una parte también destacada. Estas empresas suelen dedicarse al sector tecnológico y un claro ejemplo podrían ser las oficinas de Google.

Los adelantos tecnológicos implican que el equipamiento del trabajador masivo no está sujeto a una mesa. En un futuro esa ruptura será total ofreciendo total conectividad a tiempo real con cualquier usuario de una manera eficiente, consiguiendo de este modo, la total independencia del trabajador frente al espacio físico. El espacio medio por empleado se ha reducido un 4% anual, ya que los empleados buscan formas de incrementar la productividad. Esta situación se acentuará en los mercados del núcleo europeo, reduciendo las demandas de espacio y limitando la absorción.


COMENTARIOS
La noticia no tiene todavía comentarios

BUSCADOR OFICINAS ↓

Provincia
Tipo
Municipio
Zona
Superficie
PUBLICIDAD





Para ejecutar esta acción tiene que estar autenticado.

Para acceder a su área personal de usuario o para crear una nueva cuenta de usuario totalmente gratis en MisOficinas.es, pulse ahora el botón Aceptar.