Misoficinas.es entrevista a Javier Alcázar de Indizar

Javier Alcázar, con una década de experiencia en el mercado de los activos inmobiliarios, es director comercial en Indizar. Anteriormente, el directivo ha ocupado el puesto de directo comercial de activos inmobiliarios en Bantierra y responsable de activos inmobiliarios en Multicaja

Javier Alcázar, director comercial en Indizar.

Recientemente en Zaragoza se ha aprobado la modificación legal del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para permitir cambiar los usos de los locales vacíos a cualquier otro, ya sea residencial, logístico, etc. ¿Qué te parece la medida?

En primer lugar, me parece que es una medida que va a tener el consenso de grupos políticos y agentes sociales, y eso ya creo que es positivo. Siempre que se anuncian medidas de este tipo se debe escuchar a todas las partes implicadas, desde la perspectiva de “hacer ciudad”, y adaptando los instrumentos urbanísticos a la realidad de las ciudades y de los momentos que nos tocan vivir. Creo que todo lo que sea mejorar nuestra ciudad, dar salida a espacios que hoy en día no tienen mucha razón de ser, sobre todo por el cambio en el Retail y el comercio de proximidad, las nuevas tecnologías, que han hecho que nuestra forma de mirar, comprar y actuar, hayan cambiado de forma drástica.

Creo que siempre que se producen situaciones de estrés, son oportunidades de mejora, y creo que esta es una clara oportunidad de mejora.

¿Crees que podría llegar a aplicarse en otras ciudades como Madrid o Barcelona?

Durante muchos años Zaragoza ha sido una ciudad que ha servido como test o prueba para el lanzamiento de infinidad de productos, que han hecho que nuestras formas de actuar o vivir hayan mejorado. Creo que este paso se puede exportar y trasladar a cualquier ciudad, eso sí, siempre teniendo en cuenta la idiosincrasia propia de cada lugar, analizando los barrios y tipologías de activos inmobiliarios, y buscando la forma de hacer ciudad, dando usos a aquellos espacios que hoy en día necesitan reinventarse y que, con iniciativas como esta, pueden llevar a dar vida y uso a estos locales abandonados. Eso sí, siempre cumpliendo con los estándares mínimos de habitabilidad y funcionalidad.

Madrid y Barcelona, son dos ciudades que “deben” adaptar sus PGOU a las necesidades actuales, dado que económica, social y culturalmente, tienen que ser dinámicas y locomotoras de España, y de Europa.

Uno de los usos que se les podrá dar a estos locales es el de Logística interurbana. En tu opinión, ¿podría convertirse en una de las soluciones para la última milla?

Zaragoza es una ciudad que en asuntos de Logística está en la vanguardia, siendo un referente en España y en Europa, siendo un fiel reflejo de ello PLA-ZA, la Plataforma Logística de Zaragoza, donde están instaladas empresas como INDITEX, o que pretenden instalarse, como es el caso de AMAZON. La forma de interactuar ha cambiado, la forma de comprar es otra muy distinta que hace 15 años, y hoy en día es fundamental la distribución. Los clientes buscan comodidad, rapidez y lugares en los que poder recoger sus comprar en tiempos cada vez más cortos. Es fundamental que las ciudades se adapten a estos cambios, creando espacios preparados para estas entregas, flexibles, cercanos, y estos locales vacíos hoy en día, pueden cumplir perfectamente esta función.

Esta medida ha puesto en evidencia la relevancia del sector público para la evolución del Real Estate. ¿Qué otras iniciativas flexibilizadoras crees que pueden contribuir para dar salida a los diferentes tipos de activos?

Lo que está claro es que el sector público es fundamental en el Real Estate, y no sólo por su función legisladora, sino como actor fundamental en el tablero inmobiliario. El sector privado y público tienen que ir de la mano, sobre todo porque se debe tener un enfoque hacia el cliente, hacía el ciudadano, y hoy en día, el ciudadano es mucho más exigente, porque cada vez sabe más lo que quiere, y conoce perfectamente sus necesidades. Ya sea un empresario que necesita una nave, un inversor que busca rentabilidad en inmuebles, un estudiante que quiere residir en una residencia de estudiantes, una pareja que quiere iniciar su vida en una nueva casa, todos ellos, saben lo que quieren, y el sector público y privado, tienen que ayudar a conseguir esos objetivos individuales, aportando soluciones, avales, creando un mercado del alquiler ágil y seguro, que haga que los inversores privados apuesten por esta figura, hoy tan de moda, haciendo que los trámites burocráticos sean menos farragosos, acortando plazos para que sea un mercado más dinámico, etc.

Creo que hay muchas cosas que se podrían hacer, siempre desde una perspectiva constructiva, y poniendo al “cliente” en el centro de todo. Al fin y al cabo, sin clientes…

Las PropTech como Misoficinas, siempre están estudiando nuevas perspectivas para aportar valor al sector terciario y adaptarse a las necesidades de la demanda. ¿Cómo crees que será el usuario del mañana?

Yo ya no hablaría del usuario del mañana, sino del usuario del presente. Hoy en día, los cambios se producen a velocidades de vértigo. El usuario o cliente lo que busca cada vez más son respuestas inmediatas, busca información veraz y concisa, porque cada vez más se valora el tiempo. Creo que las empresas que no vean este cambio de paradigma como una oportunidad, el mercado les sacará. La realidad virtual o aumentada, infografías que parecen reales, aplicaciones de móvil que a tiempo real te ayudan en la búsqueda de oficina, vivienda, etc. La visualización de elementos decorativos en tu propia casa a través de una cámara de tu móvil, son tantas las posibilidades que se nos ofrecen. Eso sí, lo que creo es que el mercado y el cliente se está volviendo cada vez más exigente, porque se dispone de mucha más información, y creo que eso va a hacer que la especialización, y la mejora continua, hagan que el sector se profesionalice aún más, y ofrezca una “experiencia” de compra y de vida mucho más enriquecedora.

Por último, no nos podemos despedir sin preguntarte acerca de la reciente crisis sanitaria que hemos sufrido. El sector residencial ha sido uno de los grandes afectados por la pandemia y han surgido nuevas medidas para poder afrontarla, pero ¿Crees que el sector inmobiliario se ha adaptado de la mejor forma posible?, o por el contrario ¿todavía nos queda trabajo por hacer para dar respuesta a los nuevos desafíos y necesidades?

Creo que el sector de momento se ha adaptado de la mejor forma que se podía dada las circunstancias. Aún creo que nos estamos adaptando, y creo, que aún nos va a tocar adaptarnos más. Espero y deseo, que toda esta situación, nos haga ser mejores personas, y por ende, mejores profesionales.

Hay muchos desafíos, y esta situación ha puesto en evidencia las muchas carencias que tenemos, pero también creo que ha descubierto nuevas formas de trabajar, y sobre todo de dar sentido a los espacios, no viendo únicamente su lado económico, sino su función vital, de reunión en el caso de oficinas, de vida en el caso de nuestras casas, buscando espacios más abiertos, con más luz, quizá dando importancia a lo que realmente lo tiene, y buscando esa ecuación perfecta entre la rentabilidad y el lado humano de las cosas, que en el Real Estate, quizá lo habíamos perdido un poco.