¿Está tu edificio enfermo? - 31/01/2013

¿Está tu edificio enfermo?

Según un estudio reciente, el 36% tienen un entorno poco saludable y cuatro de cada 10 empleados padecen problemas sanitarios a causa de la exposición a sistemas climatizados y otros factores.

Descripcion de la imagen

Según un estudio reciente, el  36% tienen un entorno poco saludable y cuatro de cada 10 empleados padecen problemas sanitarios a causa de la exposición a sistemas climatizados y otros factores.

Tradicionalmente se asocia la enfermedad de las oficinas a factores psicosociales como estrés, ansiedad, o por el tipo de actividad desempeñada. Pero una tendencia que crece son los problemas vinculados a las características físicas del lugar, como tipo de iluminación, ionización, ruido, vibraciones, temperatura, humedad y ventilación. Algunos de los problemas de salud derivados de un mal ambiente de trabajo son enfermedades vinculadas a vías respiratorias, ojos, dermatitis, síndrome del túnel carpiano (presión sobre el nervio a nivel muñeca), luxaciones, esguinces y desgarros. El mal acondicionamiento no se delata a simple vista, pueden ser edificios bonitos, supuestamente funcionales, pero con condiciones que aumentan los cuadros de enfermedad, como mala ubicación de los equipos de trabajo, así como sistemas de climatización cerrados y temperaturas estandarizadas.

Se conocen 5,000 padecimientos vinculados a actividades laborales, pero muchos no están reconocidos como ‘enfermedades' o problemas de salud por la ley, según este estudio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) definió en los ochenta el síndrome del Edificio Enfermo (Sick Buldings Syndrome) como "un conjunto de enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en espacios cerrados, que afecta al menos a 20% de los ocupantes". La OMS diferencia entre dos tipos de edificio: los que se pueden considerar temporalmente enfermos, en los que se incluyen instalaciones nuevas o recientemente remodeladas. En estos lugares los síntomas disminuyen o incluso desaparecen con el tiempo, aproximadamente en seis meses.

El tema más preocupante, dice la OMS, son las instalaciones que están permanentemente enfermas por la mala ventilación; son sitios que no cuentan con tomas de aire adecuadas porque las ventanas no pueden abrirse, por ejemplo, para intenta evitar estos síntomas, las oficinas con sistemas climatizados deben establecer periodos de descanso, así el personal no está expuesto a una temperatura todo el día. Los ojos irritados y con ardor son muchas veces producto de esa condición en los lugares de trabajo.