El Internet de las cosas ha llegado para quedarse - 05/09/2018

El Internet de las cosas ha llegado para quedarse

La digitalización en el entorno laboral ayuda a desempeñar de una forma más eficaz las funciones habituales y mejora, en general, la calidad de vida de los trabajadores.

Descripcion de la imagen

La tecnología forma parte de nuestra vida y está presente en nuestro trabajo, tanto es así que cada vez existen más edificios de oficinas que de modo autónomo o semi- autónomo son capaces de tomar decisiones sin necesidad de intervención humana. Esta alteración digital del mundo empresarial se denomina el “Internet de las cosas”, donde cada vez es más importante la experiencia y la eficiencia energética en la oficina.

Este término también conocido como (IoT), por sus siglas en inglés, es un concepto que nació en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y se trata de una revolución en las relaciones entre los objetos y las personas, incluso entre los objetos que se conectarán entre ellos y con la red en tiempo real.

Por lo que, el internet de las cosas está relacionado con las oficinas y nuestra conexión con las mismas. De hecho, se calcula que en 2020, entre 22.000 y 50.000 millones de dispositivos se conectarán a Internet con el fin de proporcionar a los ciudadanos una serie de servicios y aplicaciones inteligentes sin precedentes.

Yanzi, una empresa sueca especialista en Internet of Things, ha desarrollado sistemas para conseguir que los edificios de oficinas sean más inteligentes. Se colocan sensores en todo el edificio para simplificar las acciones en la oficina como unos sensores de movimiento que cuentan las pisadas y los espacios más utilizados con el objetivo de aprovechar mejor el espacio. También, unos sensores de movimiento para apagar los equipos de la oficina cuando no se estén utilizando, con el fin de ahorrar en costes energéticos. Además, se puede monitorizar la temperatura, la humedad, el dióxido de carbono, la luz y el ruido ambientales del entorno.

“Si una persona se conecta a la red, le cambia la vida. Pero si todas las cosas y objetos se conectan, es el mundo el que se transforma”, vaticina Hans Vestberg, CEO de Ericsson que prevé las alteraciones que producirá internet en las personas. Podemos ver el internet de las cosas incorporado en la empresa IBM que recientemente está patentando un sistema inteligente para repartir café en la oficina a través de drones que registran las expresiones faciales y la dilatación de las pupilas para conocer a los trabajadores que necesitan un chute de cafeína para funcionar. Lo novedoso del sistema es que los drones pueden enviar café antes incluso que las personas lo soliciten.

La experiencia en el presente nos demuestra que la digitalización en el entorno laboral facilita el contacto entre los trabajadores, ayuda a desempeñar de una forma más eficaz las funciones habituales y mejora, en general, la calidad de vida.