La innovación y los residuos tecnológicos - 18/04/2018

La innovación y los residuos tecnológicos

Según la ONU, se generan unos 50 millones de toneladas al año de estos residuos que acaban, en un alto porcentaje, en vertederos de países en desarrollo.

Descripcion de la imagen

Los desechos electrónicos contienen una mezcla compleja de materiales peligrosos y muy tóxicos donde es posible encontrar hasta 60 elementos de la tabla periódica en los aparatos electrónicos complejos. Para tratarlos se necesitan máquinas sofisticadas para recuperar la mayor cantidad posible de esos recursos valiosos con el objetivo de reducir al máximo los efectos sociales o ambientales negativos.

Según la ONU, se generan unos 50 millones de toneladas al año de estos residuos que acaban, en un alto porcentaje, en vertederos de países en desarrollo. Se estima que, aunque se dice que el envío de material electrónico usado se hace para ‘reducir la brecha digital’, en muchos casos estos equipos son inservibles. Se transportan en contenedores etiquetados como mercancía de segunda mano ya que las leyes de la UE sí permiten exportar productos reutilizables.

En este sentido, las compañías del sector tecnológico pueden convertirse en las impulsoras de un cambio de modelo mediante economías circulares que reutilicen constantemente los materiales, realizando un uso eficiente de los recursos naturales, dando a los dispositivos una vida útil más amplia y preparándolos para la reutilización y el reciclaje.

Los principales residuos electrónicos que se generan son los teléfonos móviles y los ordenadores por ser los que se cambian con más asiduidad. Desde 2007 se han producido en todo el mundo más de 7,1 billones de smartphones. Por eso, debe ser una prioridad evitar la llamada obsolescencia programada para preever consecuencias en el futuro.