Cushman & Wakefield ha publicado la nueva edición del informe internacional Great Wall of Money - 21/03/2017

Cushman & Wakefield ha publicado la nueva edición del informe internacional Great Wall of Money

El estudio apunta a que un total de 435 mil millones de dólares de nuevo capital extrangero se dirigirán a operaciones inmobiliarias comerciales en nuestro país en 2017.

Descripcion de la imagen

España se sitúa en el peldaño 13 del ranking internacional de nuevos fondos para el inmobiliario, encabezado por Estados Unidos, China y Reino Unido, y por delante de países como Brasil o Italia.

El estudio revela que el sector inmobiliario español recibirá unos 5.000 millones de dólares de nuevo capital extranjero en espacios comerciales. Estas cifras se mantienen a un nivel similar a las del año anterior y sitúan a España en la posición número 13 en el ranking de principales destinos de capital inmobiliario, por delante de países como Brasil o Italia.

A nivel global, la compañía calcula que el volumen de capital añadido para la inversión inmobiliaria en 2017 ascenderá a los 435 mil millones de dólares, un leve descenso sobre el máximo del año pasado, pero siendo la segunda cifra más alta registrada desde 2009.

La serie de informes Great Wall of Money, que cada año se presentan en la feria internacional MIPIM, sigue la huella del volumen de capital recientemente captado, tanto por la vía de deuda como la de patrimonio (equity), dirigido al inmobiliario a nivel global. El volumen global ha disminuido en un 2% en comparación con 2016, la primera caída desde 2011. Sin embargo, los niveles actuales son los segundos más altos registrados, lo que refleja el aumento extraordinario de capital dirigido hacia el sector durante el presente ciclo.

El capital invertido en la región EMEA se verá reducido un 9%, a 130 mil millones de dólares, mientras que el de la región de América aumentará un 2%, hasta los 173 millones de dólares. Por su parte, el continente asiático también tendrá un ligero incremento y se situará a los 132 mil millones, superando la zona EMEA.

Además de las nuevas estrategias de inversión, se prevé la apertura de nuevas fuentes de capital de varias partes del mundo, con países como China, Malasia, Taiwán y Sudáfrica en la vanguardia.