Nuevo edificio ASV: Mediterráneo, luz y espacios diáfanos - 13/10/2016

Nuevo edificio ASV: Mediterráneo, luz y espacios diáfanos

El Grupo ASV, con un volumen de negocio de 126 millones de euros y 1.800 trabajadores, ha reagrupado sus líneas de negocio en una nueva sede corporativa de 4.000 metros cuadrados en Alicante.

Descripcion de la imagen

La arquitectura y el diseño han propiciado un concepto de empresa transversal rompiendo con el tradicional modelo jerárquico y departamental.

Dos plantas diáfanas de 2.000 m2 cuadrados cada una en un emplazamiento privilegiado con vistas al mar Mediterráneo y con sol prácticamente los 365 días del año. Espacios abiertos sin despachos ni departamentos, sofás, grandes mesas de comedor con fruta fresca diaria, áreas de café, futbolín, rincones para celebrar reuniones, compartir experiencias o tan solo trabajar de un modo diferente, cocina y biblioteca. Así es la nueva sede corporativa que Grupo ASV ha creado en Alicante para reunificar sus líneas de negocio (Grupo ASV Servicios Funerarios, Seguros Meridiano y Transporte Sanitario Ayuda) y como apuesta para proyectar un renovado modelo empresarial y un concepto de trabajo diferente.

“Este nuevo impulso nos permite satisfacer las necesidades de nuestros empleados mediante la introducción de espacios abiertos, luminosos, cómodos y flexibles que les ayudan a desarrollar su puesto de trabajo y conciliar su vida personal. Queremos ser una empresa referente para todos los colaboradores internos y externos” explican desde la directiva de Grupo ASV.

Y es que con esta nueva etapa se busca poner en marcha un concepto de empresa transversal rompiendo con el tradicional modelo jerárquico y departamental, inspirados en las organizaciones punteras a nivel mundial. Y en eso el diseño del nuevo edificio ASV ha sido fundamental.

Se plantea así un trabajo más abierto, mejorando las conexiones horizontales entre compañeros, donde los despachos y las barreras arquitectónicas han desaparecido por completo en búsqueda de la transparencia y la conectividad. “Para poder llegar a esto la arquitectura acompaña y facilita todos aquellos espacios que necesitamos para ser versátiles y cambiantes aportando las herramientas necesarias para crear ese cambio que se deseaba a la hora de trabajar y relacionarse. Antes existían áreas centradas por departamento, despachos, salas de reuniones. Todo ello generó jerarquías y dificultad para comunicarse de forma ágil y horizontal y con el cambio introducido eso se ha eliminado y además de una forma sencilla y fluida. Realmente se ha conseguido crear un segundo hogar” explica Amelia Payá, arquitecta. “Cuando nos encargaron reubicar la nueva sede se planteó una estructura arquitectónica similar a las anteriores oficinas: despachos, diferencias jerárquicas, múltiples salas de reuniones, separación entre departamentos… Tras realizar varios bocetos tuvimos la suerte de visitar en Basilea las oficinas centrales de Vitra lo que nos generó un cambio total de visión” añade.

El resultado es por tanto un edificio en un emplazamiento privilegiado (Avda Jean Claude Combaldieu, 5, junto al complejo de la EUIPO) con vistas al mar Mediterráneo y en una localidad donde el sol sale todo el año, lo que ayuda a crear un ambiente apetecible y lleno de positividad donde se suceden los espacios abiertos y diáfanos con mobiliario de hogar, sofás, sillones, mesas de comedor, áreas de café, futbolín, biblioteca…. Con puestos comunes, mesas altas, rincones dobles, pero siempre desde la transparencia y conectividad, desapareciendo los despachos en su totalidad. Todo ello es acompañado por pequeños ambientes donde se pueden realizar reuniones rápidas, así como momentos de concentración o desconexión. La zona común de cocina y comedor es también uno de los lugares más interesantes del edificio ASV. Ubicado en un extremo de la planta se ha ideado como un espacio donde los trabajadores se pueden relajar, comer, celebrar pequeños eventos, así como reuniones improvisadas.

El Grupo ASV tiene un volumen de negocio de 126 millones de euros y cuenta con 1.800 trabajadores, prestando servicios a través de oficinas comerciales repartidas por la Comunidad Valenciana, Andalucía, Extremadura, Galicia, Cataluña y Canarias. En el último ejercicio ha crecido un 4,26% gracias, en gran medida, a la integración al negocio de una línea funeraria alemana en su apuesta por la internacionalización.