La contratación de oficinas creció en Madrid a pesar de la ausencia de megaoperaciones y el periodo de incertidumbre - 27/07/2016

La contratación de oficinas creció en Madrid a pesar de la ausencia de megaoperaciones y el periodo de incertidumbre

En los próximos 18 meses se incorporarán al mercado cerca de 160.000 m² vacíos, la mayoría dentro de la M-30.

Descripcion de la imagen

La absorción de superficie de oficinas en Madrid ascendió a 130.000 m² en el segundo trimestre del año, un 27% más que en el mismo periodo de 2015, según el informe de la consulotra internacional Savills, que destaca la ausencia de megaoperaciones para alcanzar esta cifra.

En el acumulado semestral, el crecimiento alcanza un 5%, pero teniendo en cuenta que en el primer trimestre de 2016 tampoco se registraron operaciones superiores a 10.000 m2, el dato es significativo en comparación con el año pasado, en el que los acuerdos de KPMG, BNP Paribas y OBS acapararon el 20% de la absorción semestral.

En cuanto al número de operaciones, el mercado mantiene un crecimiento interanual ininterrumpido desde finales del año 2013, lo que refuerza la sensación de expansión. La variación respecto al segundo trimestre de 2015 alcanza un 22% y la comparativa de la cifra semestral, cerca del 15%.

Casi el 40% de los nuevos contratos fue de espacios de trabajo de entre 500 y 3.000 metros, arrojando una media de superficie contratada de 760 m². “Si eliminamos las megaoperaciones del análisis, tenemos un incremento del 30% de absorción respecto al mismo periodo del año pasado y una superficie media que ha descendido desde el inicio de la serie histórica, en el 2000, un 6%”, según explica Ana Zavala, directora de Agencia Oficinas en Savills, quien añade que “los nuevos modos de trabajo, como hot desks o tiempo de teletrabajo, vinculan estrechamente las posibilidades que permiten las nuevas tecnologías con la optimización, flexibilidad y multifuncionalidad de espacios, lo que facilita implantaciones más eficientes y repercute directamente en ahorro de espacio y, por consiguiente, de renta”.

En cuanto a superficie disponible, junio cerró con cerca de 1.37 millones de metros cuadrados vacíos, lo que representa una tasa de disponibilidad de 10,5%, continuando la tendencia en descenso. La comparativa respecto al trimestre anterior muestra un decrecimiento del 3% en el total Madrid y del 4% en la periferia, adonde la falta de espacio de calidad en el centro de la ciudad está dirigiendo la demanda, sobre todo en los renagos de mayor superficie. El 82% de las operaciones de más de 3.000 m² se firmaron fuera del anillo de la M-30, mientras que el mercado global dejó la cifra en casi el 55%.

En los próximos 18 meses se espera la incorporación de unos 160.000 m² nuevos o renovados al mercado, de los que más del 85% se localizará dentro de la M-30 y con especial atención por parte de las compañías inmobiliarias a la eficiencia y calidad de espacios cada vez más requerida por la demanda. “Esto aliviará la escasez de superficie disponible de calidad en la ciudad, especialmente urgente en espacios grandes ya que una empresa en busca de una sede de 5.000 m² dentro de la M-30 actualmente solo dispondría de una decena de opciones en este momento”, comenta Zavala.

En cuanto a rentas, a pesar de que se mantiene un mayor número de contrataciones en la periferia, el valor medio de cierre del mercado en edificios empresariales se acerca en este segundo trimestre al registrado a finales de año 2015 tras un primer trimestre de caída debido al fuerte incremento de contratación en zonas fuera de la M-30, regresando de este modo a una situación estable.

Los valores teóricos continúan estables en todas las demarcaciones y categorías de edificios, si bien en prime CBD existe cierta presión alcista por los acuerdos firmados muy por encima de los 27€/m²/mes. Desde enero, cuatro operaciones superan los 30 €/m²/mes, mientras que en el total anual de 2015 había solo seis entradas. En cualquier caso, el volumen de operaciones en los rangos más altos es todavía escaso para respaldar un incremento del nivel teórico.

Zavala concluye que “entre enero y junio el temido vacío institucional ha ralentizado las operaciones y la sensación de mercado ha sido de freno, pero la comparativa interanual avanza en positivo a pesar de ello y de la ausencia de megaoperaciones, lo que anima al optimismo.”